Regar de una forma ecológica

Como bien sabemos, el riego de huertos y jardines son un gasto muy elevado de agua. Si bien es cierto, la necesidad de agua es imprescindible para la vida. Pero son muchas las veces que un riego, como por ejemplo el de aspersión, conlleva un gasto muy exagerado de este bien natural. 

Es por eso, que vamos a hablar en este post, sobre un tipo de riesgo que conlleva un consumo de agua menor, como es el riego por goteo. Que gracias a que solo expulsa agua en el lugar preciso, hace ahorrar infinidad de agua.  

El riego por goteo, como bien decimos lleva implícito un ahorro de agua importante, al solo regar en puntos concretos de una plantación, fomenta que el ahorro que puede generar es entre un 35 y un 65% de ahorro frente a otro tipo de riegos. 

Este tipo de riego, expulsa el agua de una manera lenta y concentrada en el receptor que nosotros estimamos que lo va a necesitar, ya sea una planta, una maceta, un árbol o cualquier hortaliza. Es precisamente ese regado particular, el que hace que no se desperdicie agua, sobre todo, cuando lo comparamos con otro tipo de riego, como puede ser el de aspersión. Que riega una zona mucho más grande, sin diferenciar entre la zona que tiene plantas o la que no. 

Además, este menor caudal de agua, también evita que el suelo sufra ningún tipo de saturación, y consigue estar aireado y con una mayor cantidad de oxígeno.  

Continuando con el ahorro, debemos de decir que además de en el agua, siendo sin duda un recurso que debemos de cuidar, también conlleva más ventajas, es que este tipo de riego necesita menor diámetro de tubería para el suministro de un terreno, además de un menor diámetro de cualquier elemento como son filtros, válvulas, etc.  

También si buscamos un tipo de riego sostenible. Debemos de señalar, que, tras el riego por goteo (mira aquí las conexiones para riego por goteo que puedes utilizar), el que se realiza por gravedad o superficie, también aboga por un ahorro importante, ya que, aunque sí que es cierto que consume más agua, el ahorro importante es en la poca energía que precisa. 

Si que es cierto, que, en la búsqueda por cuidar nuestro medioambiente, la innovación ahora nos lleva a un riego por precisión. Esta técnica, riega por zonas atendiendo las necesidades creadas dependiendo del grado de transpiración o la intensidad de insolación que sufra el terreno. Esto se realiza gracias a la ayuda de drones o satélites o dispositivos de ese corte. 

Cada vez más se busca la manera de optimizar el consumo de agua, utilizando el menor número de fertilizantes o de herbicidas.  

Buscar el riego más respetuoso del medio ambiente, además de depender de nosotros, va a depender de la inversión que podamos hacer en relación al tipo de riego, y por supuesto también va a verse condicionado por las necesidades hídricas que tenga el terreno, por su composición o bien por la climatología que en él influya. No es lo mismo regar un terreno muy seco y que sufra altas temperaturas, que otro al que apenas dé el sol, sus necesidades van a ser totalmente diferentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.