Mudanzas de muebles corporativos

Si estás pensando en mudar de oficina a tu empresa, tal vez tengas mil dudas. No es lo mismo embalar y preparar tu ropa en caso de mudarte, que tener que preparar muebles de gran tamaño. Y aunque parezca sencillo, lo más fácil es que centrándose en el problema que supone embalar los objetos grandes, se te pase preparar o incluso puedas extraviar los de menor tamaño. 

Es por estas dudas, que hemos pensado en este post, para intentar dar luz a todas esas dudas que no te asaltan cuando comienzas con los planes de la mudanza. 

¿Comenzamos? Antes de nada, debes de pensar si tienes todo lo necesario para poder embalar todo lo necesario. No solo debes de tener a mano cinta de embalar o cajas, hay otro de elementos que vas a necesitar. Si tienes que llevarte muebles de gran tamaño, evidentemente no pensarás en cajas para transportarlo con seguridad, ¿no? Necesitarás plástico de burbujas, láminas de cartón ondulado…etc.  

Antes de comenzar a embalar, revisa bien que no haya ningún tipo de escombro o de polvo en tus muebles, ya que eso puede fomentar que se estropeen tus muebles.  

Para que sea un poquitín más sencillo, debes desmontar todo lo que puedas cada mueble, siempre es más sencillo mover objetos pequeños, eso sí, lo más pequeño como pueden ser tornillos o herrajes, tal vez sea mejor que lo metas en una bolsa para que no se pierdan, y por supuesto etiqueta con un rotulador permanente especificando a que pertenece, para que a la hora de armarlo sea más asequible. 

En el caso de tener que mover objetos que sean frágiles, tal vez necesites periódicos y mantas para poder envolverlos y que sufran a poder ser, ningún daño. 

Y una vez, preparados y embalados todos tus objetos, debes de intentar encontrar una forma segura para poder moverlos. Aunque te parezca algo impensable, mide las puertas y los pasillos por donde tengas que pasar, para determinar qué opciones tienes para mover los muebles. Tal vez, no hayas pensado que vas a tener que quitar alguna puerta, para poder mover los muebles y que pasen sin ser dañados o dañar nada. 

Despeja, por tu comodidad todo lo que pueda molestarte en el recorrido que tengas que hacer moviendo tus muebles y sujeta las puertas para que siempre estén abiertas y que al menos sea más cómodo y no tengas que estar pendiente de abrir y cerrar las puertas.  

Evidentemente, estamos hablando de objetos voluminosos que podamos transportar por nosotros mismos, pero tal vez tengas objetos que necesiten de un equipo de movimiento especial, entonces debes considerar alquilar una carretilla de mano o una plataforma rodante para poder lograr tu cometido. 

Y si después de todos estos consejos, vez imposible poder realizar por ti mism@, es el momento de contratar una empresa de mudanzas profesional (desde aquí te recomendamos https://mudanzassaez.com, todo un referente en el sector) que nos permita despreocuparnos de todo lo que tenga que ver con la mudanza o bien para qué puede simplemente ayudarte en cada proceso para poder ejecutar todo lo que tenga que ver con la mudanza sin morir en el intento. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.