En qué consiste la arquitectura circular

El tipo de vida que llevamos en la actualidad, fomenta que generemos una gran cantidad de residuos, los cuales, como es lógico acaban en la basura. Es por eso, que cada vez se busca más darles una segunda oportunidad y convertirlos en una materia para poder elaborar nuevos productos. 

Una vez dicho esto, podemos hablar de la arquitectura circular como un tipo de construcción de edificaciones siendo su lema la eficacia y la sostenibilidad, y a su vez, pensando que estos materiales en un futuro puedan ser aprovechados para realizar otras construcciones en un futuro. 

La arquitectura circular se trata de diseñar pensando en el propio ciclo de la vida que vaya a tener este tipo de construcción. Es decir, la edificación debe de ser pensada y ejecutada para ser reutilizada en el futuro.  

Podemos profundizar un poco más en este tipo de arquitectura con estas claves.  

Lo primero, es que hay que tratar de diseñar un edificio o vivienda que sea adaptable. Si se trata de una vivienda, va a ser un lugar donde pasen mucho tiempo los usuarios, y conforme pase el tiempo, surgirán nuevos requerimientos, pues bien, este tipo de edificación tiene que poder ir adaptándose, para así tener una vida útil más larga. Uno de los detalles a saber de este tipo de construcción, es que debe de estar hecho con materiales que sean reciclables, que vengan de residuos y así contribuir a la reducción de emisiones de residuos y gases, así como tener un gasto energético menor. Otra idea, para que sea una arquitectura circular, es pensar en el desmontaje del edificio y ver si es posible la reutilización del mismo o de sus materiales, más bien. 

Cabe señalar también la importancia de realizar un análisis del ciclo vital del edificio para poder valorar qué impacto puede tener sobre el medioambiente, si dejará algún tipo de rastro y cuánto puede suponer el coste, hablando de un coste en lo que a lo sostenible se refiere. 

Debemos de pensar que la economía circular se basa en la Recuperación, Reutilización y el posible reciclaje de los elementos, nada que ver con el anticuado esquema que fomentaba el: Extraer, Crear y Tirar. Se trata de dar una nueva vida útil a elementos que de otra forma hubieran sido ya desechados. Desde esta forma, se busca la disminución del uso de materias primas y mejorar de forma notable la gestión de los residuos generados, así como la disminución del consumo energético y fomentando un menor impacto ambiental. 

La arquitectura circular es un paso más en la arquitectura sostenible, que intenta reducir al máximo el consumo energético, da una segunda vida a los residuos y por lo tanto la contaminación es menor. Este tipo de arquitectura puede ser un gran cambio en la sociedad, en el tipo de construcción y por lo tanto las ciudades se pueden convertir en ciudades de más vidas, gracias a los distintos usos de sus materiales, y pudiendo ser una fuente “inagotable” de proyectos. Apostando por el presente, pero cuidando el futuro. 

Fuente: https://www.klicarquitectos.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.