¿Qué es un Perito Informático?

El perito informático es un profesional cualificado, experto en materia informática y de telecomunicaciones, que se encarga de dar el soporte necesario tanto a particulares, organizaciones o empresas, cuando ocurre un litigio en el que median pruebas tecnológicas. Este profesional, es el que se ocupa de explicar y asesorar al juez, de la forma más clara y sencilla, de manera que pueda ser comprendida por personas no expertas en informática.

El perito informático lo que hace fundamentalmente, es analizar los elementos informáticos, e intentar encontrar indicios o pruebas, que puedan ser útiles a la hora de arrojar claridad en el proceso judicial para el que ha sido asignado.

En los últimos años y con el aumento de los ciberdelitos y la ciberdelincuencia, la figura del perito informático se ha vuelto esencial y muy común en la mayoría de los juzgados de España.

En qué situaciones necesitaremos un perito informático.

Con el auge y el crecimiento de la tecnología en nuestro día a día. Los delitos informáticos se han disparado, y especialmente con la pandemia.

Los ciberdelincuentes, aprovechando su presunto anonimato, y la facilidad para delinquir que les ofrece el entorno digital, hace que cada vez sean más los delitos contra todos los ámbitos de la persona, que se producen empleando los medios tecnológicos.

Es aquí cuando entra en juego el perito informático. En España se han disparado las estafas, la pornografía infantil, la revelación y descubrimiento de secretos, así como las amenazas y coacciones y la falsificación documental (que también se produce a través de internet y empleando medios digitales).

Para poder hacer valer nuestra prueba digital en un juicio vamos a necesitar la realización de un informe pericial por parte de un perito informático, ya que cualquier prueba es fácilmente manipulable, y se necesitan evidencias digitales, certificadas por un experto en la materia y que, de validez a la hora de poder denunciar, y defenderla en un juicio delante del juez.

La prueba pericial informática

Hemos hablado de en qué consiste la figura del perito informático y cuándo puede ayudarnos. Pero para ello necesitaremos una prueba pericial informática, si por ejemplo hemos sido estafados a través de técnicas como el phishing o nos han suplantado nuestra identidad en redes sociales.

En estos casos deberemos acudir a un perito informático que elaborará un dictamen pericial informático con validez a efectos probatorios, en el que se explicará y detallará pormenorizadamente, toda la información que haya sido obtenida mediante un medio o soporte electrónico. A modo de ejemplo estaríamos hablando de pruebas digitales obtenidas en bases de datos, correos electrónicos, páginas web, teléfonos móviles, aplicaciones de comunicación como WhatsApp o Telegram, Facebook, Twitter, etc.

Principales funciones del perito informático

Para el ejercicio de su profesión, un perito judicial informático, deberá tener conocimientos forenses, de investigación legal, criminalística, y como no, y lo más importante, dominar probadamente, el sector de su pericial, la informática.

Así, las principales tareas que llevará a cabo consistirán en obtener, identificar, preservar y analizar las evidencias digitales. Y elaborar informes donde reflejará todas las conclusiones de su investigación, este es el informe pericial del que hablábamos en el apartado anterior. El juez utilizará su informe y su ratificación y explicación en sala para clarificar el asunto y poder dictar sentencia ajustándose a las pruebas aportadas.

La profesión del perito informático se está convirtiendo en un perfil muy demandado en nuestra sociedad, debido al aumento de la ciberdelincuencia, y de los pocos profesionales que se especializan en este sector.

En los asuntos donde mayormente viene actuando la figura del perito informático, y son ámbito principal de su actuación son los siguientes:

  • Delitos de estafa.
  • Delitos contra el honor y la intimidad.
  • Casos de espionaje.
  • Pornografía infantil.
  • Difusión de material confidencial y revelación de secretos.
  • Suplantación de identidad.
  • Manipulación de datos.
  • Competencia desleal.
  • Delitos contra la propiedad intelectual.
  • Uso indebido de equipos informáticos en el ámbito laboral.

Los peritajes de WhatsApp los más demandados.

Uno de los trabajos que más demandan a los peritos informáticos es la peritación informática de WhatsApp. Y esto es así porque se ha convertido en la aplicación estrella a nivel mundial, de comunicación entre usuarios.

A través de la peritación de WhatsApp se pueden certificar tanto imágenes, vídeos, conversaciones, audios, así como documentos que hayan sido compartidos a través de esta aplicación.

Este tipo de peritaciones se realizan en laboratorios especializados a través de unas máquinas certificadoras muy sofisticadas de extracción, que son las que también utilizan los equipos especializados en delitos telemáticos de los Cuerpos de Seguridad del Estado.

Si han violado su intimidad a través de WhatsApp, chantajeado, atentado contra su honor etc., la única forma de que esas pruebas, que aparecen en la aplicación, tengan validez serán mediante una pericial informática. Ya que WhatsApp es una de las aplicaciones más fácilmente manipulables que existen. Hay muchísimas aplicaciones, como por ejemplo Fake WhatsApp que sirven para generar conversaciones falsas de WhatsApp con total apariencia de veracidad.

Por todo ello, si denuncias y no aportas una prueba pericial informática, donde se certifique la veracidad de esas imágenes, de esos mensajes , o de esos audios, no tendría validez judicial a efectos probatorios.

Qué ocurre con la presentación de WhatsApp en papel como prueba en un juicio.

Es más común de lo habitual que en ciertos pleitos se presenten las copias de conversaciones de WhatsApp en papel. Gravísimo error puesto que, sin certificación de un perito informático, como hemos comentado anteriormente, no tienen validez, el desconocimiento del ámbito tecnológico en mundo jurídico y entre los profesionales del derecho es muy amplio, encontrándonos en la actualidad con pocos abogados tecnológicos especializados, que tengan conocimientos suficientes para llevar a cabo un juicio, en el que medien pruebas digitales sin cometer errores que puedan ser muy perjudiciales para sus clientes.

Un buen abogado tecnológico impugnaría la prueba dejándola sin validez, tampoco valdría una certificación notarial, puesto que un notario no es un experto informático. Por todo ello la única manera de que un pleito, en el que medie prueba digital, llegue a buen puerto es mediante la figura del perito informático, que no solo le certificará las pruebas digitales y las defenderá en sede judicial, sino que, además, podrá ayudar y guiar a su abogado a la hora de interpretar las pruebas .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.