¿Qué hace una fresadora dental?

Si nos vamos a la definición de fresar, que de ahí parte el nombre de esta máquina, debemos de decir que fresar es alisar, labrar o agujerear una pieza, pero de metal, con la máquina de fresa o fresadora. El corte de material se mecaniza con un tipo de herramienta rotativa que tiene diferentes filos y dientes para poder hacer diferentes labrados en la placa en cuestión. Es por eso que para los odontólogos se crea una fresadora dental. 

La fresadora dental es una máquina indispensable en cualquier laboratorio dental. Es un elemento que mediante un lenguaje informático y de manera automatizada se encarga de desbastar un disco de un determinado material que ha sido colocado previamente. Es una combinación de escáner y software de diseño digital para poder realizar prótesis dentales. Los materiales más comunes que se pueden utilizar son variados, puede trabajar en titanio, cromo cobalto y aluminio.  

Las fresadoras dentales se usan para hacer cualquier tipo de restauración en la boca del paciente. La fabricación digital tiene numerosas ventajas. Mediante el trabajo de las fresadoras, podremos dar soluciones tanto de forma temporal como definitiva.  

Son una maquinaria que dan una mayor fiabilidad y muchísima precisión en la adaptación para el sellado marginal exacto, lo que da estabilidad a largo plazo. Permite por lo tanto tener independencia y autonomía, además de que permite trabajar sobre nuevos materiales, siendo estos de una alta calidad, o con mejores propiedades que en otros tiempos. Además, permite realizar nuevos diseños para poder dar solución a diferentes problemas de los pacientes. 

Otra de las ventajas principales que tiene es abaratar los costes de producción ya que no permite errores que puedan hacer que el proceso se repita. Además, con una debida formación no tiene un uso complicado, y los productos a realizar se producen en un corto espacio de tiempo, lo que hace que se pueda realizar más trabajos y poder por lo tanto atender a más pacientes. Es un problema mecánico rápido. 

El rendimiento y la velocidad, como hemos dicho, es desde luego mucho más rápido, reduce el tiempo de ejecución, y simplifica el trabajo a realizar en el laboratorio dental

Las fresadoras dentales por lo tanto son un complemento ideal para un laboratorio como hilo conductor y sin duda es un salto cuantitativo y cualitativo, dando una ventaja muy importante en contra de la competencia, en cuanto a rapidez de realización. Y forma de ejecución, porque como hemos dicho, salvo un error humano, va a realizar con precisión la prótesis a realizar. 

El fresado dental puede realizar diferentes tipos de trabajos, como, por ejemplo:  

  • Incrustaciones Inlay y Onlay 
  • Coronas dentales 
  • Puentes dentales 
  • Carillas 
  • Implantes 

Todo esto se puede realizar por dos tipos de fresados. El fresado seco y el húmedo. El seco el primero se realiza con materiales blandos. Mientras que el último necesita un líquido especial de refrigeración para poder fresar sobre piezas dentales o materiales más duros. 

Sin lugar a dudas es un instrumento necesario para el ritmo y la precisión que se necesita en el día a día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.