Cómo comprar una moto nueva en un concesionario

Así que has decidido comprar una moto nueva en un concesionario. Enhorabuena: hay máquinas y ofertas increíbles. A continuación, te explicamos cómo hacer que el proceso sea tranquilo y alegre.

1. Investiga bien                   

Muchos compradores de motos nuevas derrochan en una magnífica máquina nueva sólo para darse cuenta de que es demasiado pesada, incómoda, inmanejable en la ciudad, difícil de bajar por el lado de la casa, desagradable para los pillines, complicada, básica…  De hecho, la lista es interminable.

Haz todas las pruebas de carretera que puedas. Tienes que ser honesto contigo mismo sobre el uso que realmente le darás a la moto y sobre tu experiencia y habilidad.

Por lo general, la tendencia natural es adquirir el aparato más grande y cargado de artilugios que te puedas permitir, pero puede que seas mucho más feliz con una moto más pequeña y sencilla (y podrás gastar lo que ahorres en vacaciones para montar en moto, en el equipo, en el seguro, etc.).

2. Encuentra un concesionario que te guste

Que tenga una buena reputación local. Pregunta a tus compañeros de moto, pregunta en un encuentro local de motos, pregunta a los clientes del propio concesionario.

Confía en tus instintos, si los clientes anteriores son ambiguos, o el vendedor no parece genuino, o sospechas que sus consejos no son sensatos, o te sientes apurado en la compra, vete a otro sitio.

Hay muchos concesionarios excelentes que quieren convertirte en un cliente a largo plazo, y eso significa tratarte bien. Según nuestra experiencia, merece la pena gastar unas cuantas libras más en un buen concesionario que ahorrar dinero y recibir un mal servicio.

 Lo mismo ocurre con las ofertas de Internet: ahorrarás dinero, pero te perderás un buen servicio local. Nosotros intentaríamos pedirle al concesionario local que igualara el precio de internet.

3. Asegúrate de que entiendes la depreciación

La depreciación se refiere a la caída del valor de la moto cada año y, en el caso de las motos nuevas, es enorme: por término medio, se pierde el 20% del valor de la moto en los dos primeros años.

La curva de depreciación sólo empieza a aplanarse después de 6 años, así que hasta entonces perderás una cantidad considerable cada año sólo por tener una moto nueva.

 Si estás dispuesto a aguantar esto, bien, hazlo. Si no, tienes que buscar motos de segunda mano, en las que la depreciación haya sido absorbida por un propietario anterior.

Es muy importante mirar los precios de segunda mano de los modelos que te interesan puede revelar grandes diferencias en la depreciación: las Harleys, por ejemplo, no se deprecian tanto como las deportivas japonesas.

4. Piensa en la financiación. A grandes rasgos, hay tres opciones:

  • Comprar la moto directamente. Puede ser con un préstamo que pidas tú mismo o con el montón de dinero en efectivo que tienes bajo el colchón.

Con el dinero por adelantado, a menudo se está en una posición fuerte para regatear, pero no siempre. Algunas motos son escasas, por lo que los concesionarios no negocian (por ejemplo, la Kawasaki Z900RS, la BMW S1000RR o la Royal Enfield Interceptor), y hoy en día los concesionarios suelen estar más dispuestos a contratar para aumentar las posibilidades de que vuelvas año tras año.

  • Compra a plazos (HP). Pagas un depósito y luego cuotas mensuales durante, por ejemplo, tres años. Después, la moto es tuya. Es sencillo y fácil de entender. No olvides que puedes regatear el precio de la entrada y el tipo de interés.
  • Compra en PCP – El contrato de compraventa personal te permite adquirir una moto nueva por el menor desembolso mensual y es ideal si quieres una moto nueva cada tres años.

Pero es complicado, pagas una pequeña fianza y luego los pagos mensuales cubren los intereses y la depreciación de la moto durante, normalmente, tres años. La clave está en que sólo pagas por la cantidad que se prevé que baje el valor de la moto, por lo que es más barato al mes que el HP.

Al final del plazo, tienes tres opciones. Puedes pagar el resto del importe y ser propietario de la moto, puedes devolverla y marcharte, o puedes devolverla y contratar un nuevo PCP para una moto nueva (con suerte, con las mismas cuotas mensuales). Al igual que con la HP, puedes negociar el precio del billete y el tipo de interés.

En la web de Repuve Login resolverán todas las dudas al respecto

5. Calendario

Si puedes ser flexible a la hora de comprar, puedes ahorrar dinero. Los concesionarios suelen estar más tranquilos a mediados de invierno, por lo que están más dispuestos a hacer ofertas, y todos tienen objetivos que cumplir, que suelen basarse en las ventas trimestrales. Por eso, los finales de marzo, junio, septiembre y diciembre son un buen momento para negociar.

6. Considerar los modelos agotados

Estos son los que están a punto de ser reemplazados. Por ejemplo, se sabe que la nueva África Twin está a punto de ser lanzada, por lo que los concesionarios pueden querer deshacerse de cualquier stock antiguo.

No está de más hacer una oferta descarada.

7. Considere la posibilidad de pre registro

Si un concesionario necesita cumplir un objetivo de ventas, a veces «compra» la moto y la registra en el concesionario.

Así, la moto sigue siendo nueva, pero tiene un propietario anterior, y el reloj de la garantía está en marcha: vale la pena comprobar cuánto queda. Las ofertas pueden ser tentadoras: espera ahorrarte al menos un 10%, y normalmente mucho más si se trata de una matrícula antigua y están llegando las nuevas.

Regatee con fuerza como en el caso del pre registro, salvo que tendrá unos cuantos kilómetros y probablemente le quede menos garantía. Las especificaciones también pueden ser más altas. No te preocupes demasiado por los kilómetros (suelen ser unos pocos cientos como máximo): las motos de demostración se mantienen al máximo nivel.

8. Regatea

Para muchos de nosotros esta es la parte más complicada, porque nos enfrentamos a un regateador profesional y no estamos acostumbrados a ello. Pero hay algunas reglas sencillas para tener éxito. Lo más importante es comparar precios para saber cómo es una buena oferta para la moto que quieres comprar.

Mantén la confianza (recuerda que estás en una posición de poder porque puedes marcharte) y sé tranquilo y educado.

No olvides que el precio del billete es el precio máximo del concesionario, así que haz una primera oferta atrevidamente (pero no absurdamente) baja y luego espera; no llenes el espacio muerto. Parezca serio y deje que el vendedor trabaje.

Una vez que la negociación esté en marcha, será más fácil intercambiar contraofertas y llegar a un acuerdo justo entre la oferta original y el precio de venta. Evidentemente, no aceptes equipos, accesorios, etc. como parte del trato, a menos que los quieras de verdad.

Todo lo anterior se aplica al regateo de los tipos de interés y los precios de intercambio de piezas. Por último, sé realista: los concesionarios no ganan fortunas con las motos nuevas (de ahí la cantidad de motos usadas que hay en la mayoría de los salones), pero también prepárate para marcharte. Puede que más tarde recibas una llamada telefónica sugiriendo que, de hecho, pueden bajar el precio.

9. No te sientas presionado para llevarte la moto a casa

Si prefieres acostumbrarte a la moto en las carreteras de tu localidad sin que te miren en una sala de exposiciones llena de gente, pide que te la lleven a casa.

Los buenos concesionarios estarán encantados de complacerte sin hacerte sentir como un idiota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.