THC y CBD

El THC y CBD son los principales compuestos que encontramos en las plantas del cannabis. A pesar de tener el mismo origen, los efectos que provocan son totalmente diferentes, pero a pesar de ello, se necesitan mutuamente para obtener los mejores resultados.

De donde provienen

De una planta de cannabis podemos diferenciar más de un centenar de cannabinoides diferentes, pero son dos, los que nos llaman más la atención, principalmente por las consecuencias que conlleva su consumo y por la situación legal en la que se encuentran cada uno de ellos. Estos compuestos son el CBD y el THC.

El tetrahidrocannabinol o THC y el Cannabidiol o CBD, son las principales sustancias que provocan los efectos tanto para su consumo legal (tratamientos terapéuticos, trastornos del sueño, epilepsia, migrañas, etc.) como su consumo ilegal (consumo de marihuana como una droga).

Si te estás planteando cultivar plantas de cannabis, es fundamental que conozcas a la perfección el THC y el CBD, de esta manera tendrás toda la información que necesitas para obtener la mejor variedad de la planta y de esta manera, encontrar conseguir el producto que buscas, según sea tu fin, aplicaciones terapéuticas o simplemente autoconsumo.

En qué se parecen

Todo mamífero, dispone en su organismo de un sistema endocannabinoide, compuesto de receptores que se encargan de regular el equilibrio en nuestro cuerpo. Tanto el THC como el CBD son cannabinoides, estos se encargan de activar los receptores del sistema endocannabinoide.

La finalidad principal de este sistema es crear la homeostasis, proceso regulador del organismo en cualquier mamífero. Esta reacción se activa mediante un sistema de comunicación intercelular, y que principalmente suele estar estimulado por cannabinoides extraídos de plantas como la marihuana (también llamados fitocannabinoides). Los efectos que provocan el THC y el CBD son muy diferentes. Estos compuestos activan a los principales receptores del sistema endocanabinoide (CB-1 y CB-2), reaccionando en nuestro sistema inmune y en nuestro sistema nervioso central.

¿Cómo reacciona cada compuesto?

Cuando consumimos THC, estamos aportando a nuestro cuerpo la sustancia psicoactiva del cannabis a nuestro organismo, que al interactuar con nuestro cerebro y con los receptores del sistema endocannabinoide provoca diferentes reacciones. El CB-1 influencia el placer, el apetito, la memoria y la concentración, mientras que el CB-2 actúa como sedante para el dolor, y hace que el hígado y el riñón participen activamente en los procesos de homeostasis.

Cuando hablamos del consumo de marihuana de forma recreativa, es el THC el que provoca que cuando fumamos un canuto, tengas sensación de hambre y ganas de echarte a dormir a la vez. Aumenta el ansia de ingerir alimento e incrementa la sensación placentera cuando lo estamos haciendo. Si en un estado normal, después de comer tenemos sensación de pesadez y ganas de echarnos a dormir, le añadimos el estado de somnolencia que provoca el cannabis tras consumirlo, tenemos la receta perfecta para mejorar nuestro sueño.

Con estos resultados nos encontramos con el remedio perfecto para tratamientos con insomnio y pérdida de apetito. Eso sí, ahora mismo estamos viendo la parte positiva de consumir THC, pero también tiene sus puntos negativos. Por ejemplo, el THC afecta a la memoria a corto plazo y a los niveles de atención. Si estas fumado es más probable que no retengas lo que te dicen o te encuentres distraído mientras entablas una conversación. Cuando queremos marihuana de manera lúdica o recreativa para conseguir esa sensación ficticia de bienestar, se buscan concentrados con un alto porcentaje de THC. Es importante reseñar que es una sustancia que está mayoritariamente prohibida en la gran mayoría de países del mundo.

El Cannabidiol o CBD, es la parte “más saludable” de la marihuana. Es una sustancia que no deja residuos en nuestro organismo y que además no es psicoactiva. Es tan poco tóxico para nuestro sistema nervioso que en muchos aspectos contrarresta los efectos del THC, por lo que, dependiendo de la finalidad del consumo de la marihuana, su proporción será un aspecto fundamental. Si anteriormente hemos comentado que el THC puede provocar episodios de ansiedad, el CBD, por el contrario, es capaz de reducir esa sensación. Además, gracias a su poder antipsicótico es capaz de regular los síntomas del estado de colocón que produce fumar marihuana. Su uso también va asociado a la energía y a la alteración del sueño, por lo que, si lo que estamos buscando es el efecto relajante, debemos de consumir proporciones que tengan un CBD bajo.

Al igual que con el sueño y la energía, el CBD también reduce los efectos que produce el THC en la memoria a corto plazo, reduciendo el deterioro que provoca en las neuronas de la memoria temporal. El cbd para dormir es muy utilizado.

En cuanto al uso medicinal, el CBD se ha convertido en uno de los compuestos de moda, para fabricantes de productos terapéuticos. Durante los últimos años se han realizado infinidad de estudios sobre los beneficios de un uso controlado del CBD en ciertos pacientes. Las principales conclusiones afirman que tiene propiedades antiinflamatorias muy superiores a las del THC y sin toxicidad, ni efectos secundarios para el organismo, gracias a no ser un psicotrópico. Es ideal para paliar los síntomas en enfermedades como artritis y reuma.

Otro de los efectos donde se ha intensificado su uso es como anticonvulsivo y es capaz de reducir los episodios que se sufren en los trastornos epilépticos. A todo esto, debemos sumar sus propiedades como ansiolítico y antipsicótico, y los beneficios que aportan en tratamientos contra la esquizofrenia.

Aunque aparentemente el compuesto más beneficioso es el CBD, el THC también puede ser de gran ayuda para nuestro organismo. Si se consigue un equilibrio perfecto entre los dos compuestos, podemos encontrar el efecto deseado, gracias a que se pueden regular mutuamente.

Desde aquí queremos aconsejarte un uso controlado de estas sustancias, ya que pueden ser muy beneficiosas para el ser humano, pero un mal uso puede provocar efectos indeseables y perjudiciales para las personas. Por todo esto, déjate asesorar por médicos expertos en el material ya que podrán aconsejarte, que compuesto es mejor para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.