¿Qué tipo de levadura se considera más saludable?

¿Qué tipo de levadura se considera más saludable?

El pan ha sido siempre uno de los alimentos básicos y más presentes en nuestra sociedad, siendo incluso la base de la pirámide alimenticia en la dieta mediterránea. Pese a ello, su consumo ha pasado a no ser tan habitual, debido a que no todo el mundo lo recomienda o lo considera saludable.

Seguramente a todos se nos venga a la mente la harina y la levadura a la hora de pensar en los ingredientes del pan de panadería de toda la vida, ya que estos son la base de la masa y los que pueden llegar a marcar la calidad del pan. Debido a que podemos encontrar mucha información y tipos de harina hasta en el mismo supermercado, nos centraremos en el gran desconocido, la levadura.

Para empezar, debemos saber que la levadura es un microorganismo que es capaz de modificar la composición química de un alimento, lo que comúnmente se conoce como fermentación, que básicamente es el proceso que da forma a la masa del pan aumentando su tamaño y dándole cuerpo.

Dependiendo de la levadura que se utilice la pieza de pan puede tener un aroma o sabor diferente, pero también puede llegar a hacer que este sea de mejor calidad y más o menos saludable.

Levadura química

La levadura química, también conocida como levadura en polvo, es aquella que comúnmente podemos encontrar en supermercados en pequeños sobres. 

Esta levadura no se trata de este microorganismo que hemos nombrado anteriormente, sino que suele ser una mezcla de bicarbonato de sodio con un ácido y en ocasiones, almidón de maíz. Imita el efecto, pero no llega a ser lo mismo ni a generar el mismo efecto a nivel hormonal en la masa.

Debido a que la levadura en polvo es en realidad un impulsor químico, esta puede llegar a hacer que el producto final sea de menor calidad y a su vez menos saludable, ya que el efecto el único efecto que tiene en la masa es gasificante, haciendo que se vuelva esponjosa y crezca con las altas temperaturas del horno. 

Además, la levadura química no solo forma parte de los ingredientes de pan de panadería, si no que sobre todo se suele utilizar en repostería, pero esta se puede sustituir fácilmente por el clásico bicarbonato de sodio.

Levadura fresca y seca

La levadura fresca y seca pueden formar parte de la misma categoría ya que su principal componente es el microorganismo conocido científicamente como Saccharomyces Cerevisiae. La principal diferencia entre una y otra es el formato.

La levadura fresca se suele presentar prensada y debido a naturalidad debe mantenerse en frío y su fecha de caducidad es relativamente corta. En cambio, la levadura seca es simplemente la levadura fresca pasada por un proceso de deshidratación. Su formato pasa a ser granulado y vida útil suele ser más prolongada.

Igualmente, las levaduras destacan por su alto contenido en micronutrientes naturales, entre los cuales se encuentran las vitaminas B1, B2, B3, B6 o B12.

En conclusión, a la hora de ir en búsqueda de un pan de mejor calidad y más saludable, o animarte a hacerlo en casa, siempre es mejor opción la levadura natural y no la química.  Como recordatorio, no elimines el pan de tu dieta ya que este es indispensable para una buena alimentación, y siempre podrás encontrar una panadería de confianza, de buena calidad y con productos de un sabor inmejorable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.