Cómo promocionar tu tienda virtual

Con la crisis que sufrimos en nuestro país y debido al retroceso de la economía, vender en el extranjero es la única opción para muchas empresas. Este es un objetivo difícil de alcanzar para la mayoría de pymes, pero gracias a internet y a las tiendas virtuales lo tenemos tremendamente fácil.

Crear una tienda virtual no es complicado para un experto, lo realmente difícil es dar confianza y vender. Mucha gente no es consciente del trabajo que supone crear y mantener una tienda virtual, creen que es publicar tus productos y forrarte en Internet: están totalmente equivocados. Vender a través de este medio es complicado, pero según mi experiencia personal, unos trucos que siempre funcionan si quieres mejorar tu imagen en internet y vender más son:

1- Imagen atractiva. Página web sencilla de usar

Hay mucha gente que todavía no se maneja muy bien con los ordenadores pero que sí tiene la voluntad de comprar en Internet. Una imagen clara, sencilla y fácil de recordar nos ayudará a distinguirnos de la competencia y ganar confianza en nuestros clientes potenciales.

¿Para qué hay que complicar las cosas? Muchas páginas web complican sus catálogos con multitud de categorías, crean multitud de secciones y párrafos con letra pequeña. Al fin y al cabo, el cliente siempre se acaba dando cuenta de todo, y si algo hacemos mal se enterará. No compliques las cosas.

Otra cosa que puede beneficiarnos para vender en el extranjero es preparar nuestra web en varios idiomas. Inglés, francés o alemán son idiomas bastante solicitados por nuestros clientes debido al auge de estos mercados. Ayudan al usuario de habla extranjera a moverse por nuestra web y le permiten comprar sin quebraderos de cabeza. Tenlo en cuenta.

2- Botón de comprar a la vista

¿Cuál es el objetivo de una tienda virtual? Vender, vender y vender. Cuanto más mejor, y nosotros no vamos a ser menos. El usuario tiene que tener este concepto bien claro, y por eso, el botón de comprar tiene que estar muy accesible y destacado en todo el diseño.

¿Te gusta mi producto? Cómpralo!

3- Permítele pagar en dos clicks.

Pero ofrécele muchas formas de pago. Muchos clientes quizás no tengan cuenta de Paypal, pero pueden tener su tarjeta de crédito a mano en su mesa. No desaproveches ninguna oportunidad de vender tu producto. Ofrece cuantas más formas de pago mejor. Más posibilidades tendrá un cliente de pagarte por tus productos.

En muchas tiendas virtuales, a la hora de vender un producto, el cliente se ve obligado a rellenar cantidad de datos (direccion, contacto, crea tu cuenta, etc…) que lo único que hacen es retrasar la venta y aumentar su cabreo. Pide los datos estrictamente necesarios para el desarrollo de tu negocio. Tendrás más clientes contentos y más dinero en tu cuenta.

Cuantos menos clicks haga un cliente para pagarte, más fácil lo tendrá para comprar tus productos. ¿No lo habías pensado antes?

4- Precios de transportistas competitivos.

Si tu negocio se dedica a vender productos físicos, quizás te veas en la necesidad de incluir transportistas en la tienda virtual. Muchas veces, el precio del transporte hace dudar al cliente de si comprar ese producto por Internet. Al fin y al cabo, en la tienda de la esquina no se lo cobran.

En muchas ocasiones, este factor inclina la balanza en un sentido o en otro, por lo que conseguir unos precios competitivos es un factor fundamental. Lo mejor que podemos hacer en este caso es ajustar los márgenes para que el cliente tenga el producto más barato que en su tienda física, y este factor siempre le inclinará hacia ti: el precio

5- Comparte en redes sociales.

Compartir, compartir y compartir. Siempre digo que lo mejor para el posicionamiento en Internet es compartir contenidos propios. Crea un blog, redacta entradas para ofrecer un valor añadido a tus visitantes, y compártelas en redes sociales. Conseguirás seguidores en poco tiempo si tu contenido resulta interesante y lo notarás en las visitas de tu web.

Mucha gente todavía no tiene claro el potencial de las redes sociales, pero es un aspecto que no debes descuidar. Responde las dudas de tus clientes por twitter, facebook o cualquier otra red social. Eso te ayudará a que los usuarios te vean como una marca de prestigio, de confianza.

En conclusión: cuanto más sencillo, mejor. A mi compañero Luis le encanta decir:

No hay que infoxicar al usuario, no lo intoxiques con información

Y yo añado: Keep It Simple Stupid. Los puntos más importantes que podríamos destacar son: sencillez, confianza y calidad. No hay más, sin trucos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.