La gestión que está realizado el alcalde, Vicente Arques, situaran L’Alfàs del Pi como modelo de territorio sostenible en 2018.

El cálculo de la huella de carbono del municipio, la nueva planta de filtrado de agua potable, la renovación del alumbrado público, las obras que unirán la playa de l’Albir con el camino al faro, la tercera fase del Centro Azul de los Carabineros, la renovación de la flota municipal de vehículos y la remodelación del Parque Municipal de Escandinavia, son las principales inversiones, presupuestadas en poco más de 4.000.000 de euros, que posicionan a l’Alfàs del Pi como modelo de territorio sostenible en 2018.

Sin olvidarse que este año el Festival de Cine de l’Alfàs celebra su 30 aniversario, y el próximo mes de enero, en FITUR, se darán a conocer algunos detalles de la programación especial, preparada para tan redondo cumpleaños, ha anunciado el alcalde, el socialista Vicente Arques, en el tradicional encuentro navideño mantenido con los medios de comunicación, para adelantar el plan de trabajo del nuevo curso, los objetivos marcados por el gobierno, y fundamentalmente felicitar las fiestas a todos, a quienes trabajan en los medios de comunicación, y a quienes siguen la actualidad a través de estos.

Además l’Alfàs del Pi opta a 10.000.000 de euros de los fondos europeos EDUSI, Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado, con el objetivo de potenciar los próximos seis años su infraestructura verde, la red de patrimonio cultural, la conexión del núcleo urbano con la playa, y todo lo que esto supone de ampliación de ciclovías, nuevas sendas rurales… “pasando por la incorporación de las nuevas tecnologías a los servicios públicos, y a nuestras vidas”, especifica el alcalde, Vicente Arques, “a través de la red inalámbrica Wimax. Lo hemos dicho en otras ocasiones, el camino más largo ya lo hemos recorrido al desplegarse en todo el término municipal la red inalámbrica, denominada wimax, en la que se apoyan las cámaras de videovigilancia. Una plataforma inteligente, preparada para dispensar mediante la sensorización multitud de servicios, desde el semafórico, pasando por el riego, la recogida de basura…en definitiva encontrar el equilibrio entre la gestión de los recursos y la tecnología, que nos lleve directos a reconvertirnos en una smart city o ciudad inteligente” apostilla Arques.

A fin de reducir las emisiones de CO2, dióxido de carbono, comenzará el año con el cálculo de la huella de carbono del municipio, indicador ambiental estrechamente ligado al calentamiento global. La huella de carbono municipal resulta de dividir el conjunto de emisiones de gases de efecto invernadero generadas por la actividad diaria del Ayuntamiento, durante un año entero, entre todos los habitantes de la ciudad, ha explicado Arques. “ Una medida que refuerza nuestro compromiso con el respeto del medio ambiente y un modelo de desarrollo urbano sostenible”.

Otra actuación prevista para principios de año es la primera fase de la Planta de Filtrado de Agua Potable, una inversión de 1.186.699 euros que permitirá gestionar de manera eficaz la red hidráulica del municipio y erradicar los problemas de turbidez del agua en caso de sufrir lluvias torrenciales. “Es un proyecto que hemos decidido postergar para poder dotar las instalaciones de mejores medios. No nos hemos dejado llevar por la corriente de las críticas vertidas por la oposición en su día, haciendo un uso desproporcionado de los efectos de las lluvias torrenciales sufridas hace meses en nuestra comarca”. La futura estación de filtración estará junto al depósito ubicado en la zona de Tossal Roig. El proyecto fue aprobado en Junta de Gobierno el pasado 28 de noviembre y se acometerá de manera inminente.

La licitación de la renovación del alumbrado público, ya aprobada en pleno, permitirá comenzar el año con otra actuación más, también ligada al compromiso de posicionar l’Alfàs durante 2018 como territorio sostenible. Una inversión de 1.000.000 de euros para renovar, y al mismo tiempo mejorar la eficiencia energética, del alumbrado público exterior del término municipal de l’Alfàs del Pi con tecnología led. “Se calcula un ahorro económico superior a un 78 %.”. Este porcentaje supone pasar de un coste de la energía del alumbrado público de 359.073,89 euros a 78.621,58 euros, lo que resulta un ahorro, una vez ejecutada la totalidad de la inversión, de 280.452,31 euros.

Ya han comenzado los trabajos de conexión de la playa de l’Albir con el camino al faro, reconocido como Sendero Azul, una inversión de 600.000 euros que comprende además la renovación de la red de abastecimiento de agua potable que discurre por el Camí Vell del Far, así como las acometidas domiciliarias a dicha red. Obras que contemplan la reurbanización del vial y la reordenación de la sección viaria, ya que se amplía a 3 metros la anchura de la acera izquierda, dotándola de arbolado. Se aprovechará esta circunstancia para convertir el Camí Vell del Far en una ciclo-calle, en la que se dará un uso preferente a la bicicleta frente al vehículo y se limitará la velocidad de circulación en todo el trayecto, implantando, además, reductores en diferentes puntos del vial. Adicionalmente se van a acometer dos acciones puntuales en miradores y accesos al litoral, dirigidas a mejorar la accesibilidad y las condiciones de seguridad, recuperando estos enclaves de una belleza singular.

En 2018 l’Alfàs invertirá 100.000 euros en la tercera fase del Centro de Educación Ambiental Carabineros. Esta localidad alicantina es una de las tres de la Comunitat Valenciana, doce en el conjunto de España, que cuentan con más de un centro galardonado en sus territorios. Y es que los dos únicos centros con distintivo Azul de la Marina Baixa se encuentran en l’Alfàs del Pi: el CEA Carabineros, que lo ha obtenido por primera vez este año, y el Centro de Interpretación Faro de l’Albir. “Seguimos comprometidos con la conservación y promoción de nuestro patrimonio medioambiental, nuestra apuesta en los últimos años nos ha permitido recuperar el CEA Carabineros” manifiesta Arques. L’Alfàs del Pi es el único municipio de la comarca de la Marina Baixa reconocido por la Fundación Europea de Educación Ambiental con los tres distintivos que son símbolo de calidad, buena gestión y excelencia: Bandera Azul para la playa del Racó de l’Albir, Sendero Azul para la Ruta al Faro y Centro Azul para el CEA Carabineros y para el Centro de Interpretación Faro de l’Albir, “y en esa línea acometeremos el próximo año la tercera fase del Centro de Educación Ambiental Carabineros ampliando así sus funciones formativas y divulgativas”.

Casi todas las actuaciones del año que viene, como la remodelación del Parque Municipal de Escandinavia, con un presupuesto de 400.000 euros, están dirigidas a desarrollar un modelo urbano sostenible, coherente con los proyectos enmarcados en los fondos europeos EDUSI a los que opta l’Alfàs para seguir creciendo los próximos seis años.



Categorías:ALFAZ, Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s