En el mundo también suceden cosas buenas a diario.

iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiLeopoldo Bernabeu

Las malas noticias son como el fútbol, nunca faltan. Les diferencia que para las primeras nadie nos avisa, aunque estamos amortizados ante la evidencia constante de que van a volver a pasar, y las segundas se preparan minuciosamente, cada temporada un poco mejor, para que nuca nos falte. Todavía resuenan los tres roscos que anoche endosó a Las Palmas un delantero italiano de apellido ilustre, Rossi, que este año milita en el Celta, pero que hasta la fecha había pasado algo desapercibido, cuando esta tarde ya empieza a rodar el balón de la siguiente jornada de Liga, bienvenida sea. Este analgésico es de los pocos que sienta bien a una inmensa mayoría.

No hay semana que se precie en la que no nos sobresaltemos con un importante atentado. Supongo que para muchos de ustedes el de Londres será ya casi historia, aunque sucedió hace días, pero para que no se relajen mucho, ayer mismo en San Petersburgo aconteció el siguiente, una bomba en el Metro que dejó 11 muertos y más de 50 heridos. Y todo esto  mientras seguimos intentando digerir las bárbaras imágenes que nos llegan del corrimiento de tierras que en Colombia ha costado la vida a más de 260 personas.

Les garantizo que en el mundo suceden todos los días historias maravillosas. Las noticias positivas barren de calle a las negativas, lo que pasa es que no venden. Y es acerca de este tema sobre el que creo que habría que desarrollar una cátedra universitaria y convertirla en asignatura obligatoria. ¿Por qué hemos creado una sociedad en la cual premia mucho más, informativamente hablando, la mala información que la positiva?. Reconozco que soy el primero que la estudiaría. A mí mismo me cuesta mucho más articular escritos que realcen lo positivo que redactar sobre todas aquellas cuestiones en las que premia lo mal hecho o lo que habría que corregir. No tengo la solución, pero sé que es algo impuesto desde que yo recuerde y que costará generaciones cambiarlo. Más de las que creemos, porque de entrada y a día de hoy, nadie ha puesto ni siquiera el tema en cuestión, algo que sí estoy haciendo yo en este momento.

Posiblemente, y seguimos filosofando, este sea el principal motivo de la separación entre la sociedad civil y muchos de los poderes que la intentan controlar. Cada vez es más gente la que no quiere saber nada de la política y mucho menos de lo que sucede en el mundo de la comunicación. No leen prensa, no ven telediarios y sólo escuchan programas de radio que les hablen de deporte, música u ocio. Si lo pensamos, es lógico. ¿Qué necesidad tenemos de amargarnos más la vida con la cantidad de problemas que cada uno ya tiene de por sí?.

Pero si alguna noticia podía venir a llenar todavía un poco más este capítulo de pesimismo, ayer se consiguió con las declaraciones cruzadas entre nuestros políticos y los del Reino Unido, recordando la guerra de Las Malvinas en un intento de asustarnos a todos sobre lo que podría terminar pasando en torno al Peñón de Gibraltar. Absolutamente penoso. No va a suceder, no estamos ya en esos tiempos, pero es verdaderamente trágico y lamentable el sólo hecho de que esta amenaza haya salido de la boca de nadie.

Todo esto que cuento son dosis extraordinarias de pésima información para una sociedad, la española, que ya tiene bastante con la que aquí se genera a diario. Ayer vimos un nuevo episodio de la siempre sospechosa forma de actuar de la justicia. Un juez solicitaba que se imputara de nuevo y por tres causas más, al Presidente de la Región de Murcia. Y aunque no seré yo quien diga que no merece ser investigado por todo lo que el Juez Velasco solicita, si me planteo la sospecha de que, justo se pida el día de antes de que se lleve a cabo, o no, una Moción de Censura que le puede costar el cargo y con absoluta seguridad, su carrera política. Y como además, esta forma de actuar no es nueva y tampoco lo es en el sistema empleado por este juez, miel sobre hojuelas. Es evidente que con esta nueva solicitud de investigación, alguien tenía claro que se cargaba a este señor, que recuérdenlo, sigue sin estar encausado por absolutamente nada.

Mientras esto sucedía, dos noticias de corrupción mucho más importantes se estaban dando a nivel nacional, pero que por interés de algunos quedaban difuminadas. Un juzgado pedía que se investigara a todas esas empresas catalanas que puedan haber colaborado aportando fondos para que se lleve a cabo la consulta independentista catalana que pide la separación del territorio nacional, y la patronal madrileña, nada menos, reconocía en otro juzgado que Sí, que dieron 100.000 euros al PP para campañas políticas. Lo que supone que, mientras un presidente regional que no ha cometido delito alguno está a punto de pasar a la historia, los políticos amenazantes de Cataluña y corruptos de Madrid siguen haciendo de las suyas mientras queda claro, con luz y taquígrafos, que son estos los que deberían estar en prisión desde hace ya bastante tiempo. Habría que decirle a Pedro Antonio Sánchez que su principal delito es no haber hecho política en Madrid o Barcelona, y hacerla en cambio en el extrarradio de los lugares donde se reparte el bacalao y algo más. Estaba el buen hombre sin el paraguas adecuado.

Viniéndonos ya hacia nuestra provincia, seis noticias, cuatro de ellas políticas, me llaman la atención y me cuesta enfocar con acierto la importancia de cada una. Empezaré por solidarizarme con los cuatro partidos políticos de Alicante que, casi a la misma vez, han sufrido pintadas en sus sedes, todos ellos representantes de la izquierda. De la misma manera que la semana pasada y con las mismas palabras, denuncié la acción violenta que sufrieron las sedes del PP en Barcelona y de Vox en Granada, hoy digo que no es de recibo ni el camino adecuado para la convivencia necesaria, que se hayan pintado las sedes de Psoe, Compromís, Podemos e Izquierda Unida en Alicante capital. Sólo quiero añadir que todo esto no es más que el fiel reflejo de la forma de actuar de nuestros políticos. Es esa cantidad de información con la que cada día nos abruman a todos, generalmente casos de corrupción, de todo tipo y condición y casi en cada punto de España, lo que tiene enervada a una sociedad, que si bien tiene datos más que suficientes para pensar que está en un país, España, que poco a poco se recupera de la crisis económica y social más grave de los últimos 100 años, no es capaz de quitarse el lastre de una clase política tremebunda, desde la capital de España hasta la ciudad más cercana de nuestro entorno.

Es misión de todos e imprescindible ponerse ya manos a la obra, el darle la vuelta a esa forma de actuar. Hay que volver a los valores democráticos de la Constitución del 78 y a los pactos de la Moncloa, donde una serie de ilustre políticos y mejores personas, aquellos sí, fueron capaces de mirar por encima de su ombligo y ponerse al servicio de un país y una sociedad que los necesitaba unidos, por encima de sus respetadas diferencias ideológicas. Mientras no hagamos esto, mientras los ciudadanos no vean que entre ellos hay un respeto y un fear play, es imposible que se avance a la misma velocidad en todos los sentidos del camino. Esos desequilibrios nos llevan a ver estas situaciones que a diario nos recuerdan que no estamos en una sociedad todo lo avanzada que nos gustaría.

Y como ejemplos, hoy dos más. Un conseller, el de Educación, que por fin recula en su propuesta de imponer una lengua a toda una generación de niños con ciertas dosis de chantaje incluido. Y recula porque se lo imponen desde más arriba, pero no por iniciativa propia. De ahí lo que siempre digo, ¿elegimos a los mejores para que nos representen, o elegimos a aquellos que se presentan en listas donde la gran mayoría no ha querido participar?.

Compromís, por otro lado, cumple con su amenaza y lleva ante la Fiscalía Anticorrupción ocho años de Gobierno del partido popular. Lo hacen acompañados de 8.000 facturas del departamento de Turismo, convencidos de que se trata de una época, la que afecta al Presidente José Joaquín Ripoll y al Diputado Sebastián Fernández, en la que se hicieron todo tipo de contrataciones sin concurso alguno y sin fiscalización previa. Veremos cómo queda, pero todo apunta a que los próximos años de Ripoll, imputado ya en el caso Brugal, para el que le solicitan 16 años de cárcel, no van a ser placenteros que digamos. Muchas veces me pregunto cuántas veces habrán maldecido, muchos de aquellos que nos gobernaban, haberse metido en eso, en el mundo de la política. Y es que aun siendo partidario de que las acciones incorrectas se deben investigar, no me dirán ustedes que no estamos convirtiendo todo ese mundo en una auténtica selva.

¿Creen que van a quedar alguna persona que en su sano juicio quiera ser político en próximas citas electorales?. Yo no. Es más estoy convencido, que a todos los que se presenten habrá que mirarlos con lupa, porque seguro que el 95% son personas sin oficio ni beneficio, con otro porcentaje no menos elevado de repetidores. Vamos, que serán los mismos de siempre, aquellos que todavía estamos esperando que nos demuestren que saben hacer algo más en esta vida que vivir de un sueldo de la administración pública. Y por supuesto nos volveremos a quedar con las ganas de que participen en política aquellos que verdaderamente están preparados para gestionar correctamente los recursos públicos de todo un país o de cualquier provincia

Ya tenemos fecha para el Congreso Provincial del PP, será el 27 de mayo, y es que para todo eso de renovar cargos y demás mamandurria, se dan una prisa que es alucinante. El domingo terminó el regional, ayer comité directivo nacional y hoy fecha para el siguiente sarao. Esto de los congresos, y voy terminando, es como el fútbol y las malas noticias, hay que tener todos los días para que no se deje de hablar de ellos.

Me despido deseándole mucha suerte al Hércules, el club de fútbol cuya historia, aun siendo la más longeva de nuestra provincia, está en serio riesgo de pasar a mejor vida, algo que sí sucedió ayer con el no menos histórico hotel Sidi San Juan, un emblema de la mejor época turística de Alicante y donde tuve ocasión, acompañando a mi padre, de ver como entrevistaba a ilustres de la talla de Demis Roussos o Lolita Flores.



Categorías:BENIDORM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s