Todos de viaje mientras Benidorm se nos desmonta

Leopoldo Bernabeu

A veces no te queda más remedio que agarrarte a los proverbios populares. Hay uno, muy extendido y consolidado, que dice que la vida termina poniendo a cada uno en el lugar que le corresponde. Es cierto que a veces tarda demasiado, pero no lo es menos que se termina cumpliendo. Y de eso tenemos todos que alegrarnos. Al común de los mortales, a aquel que ha perdido toda esperanza en que el ser humano sea justo y la Justicia cumpla con su enunciado, no le queda más remedio que agarrarse con fuerza a ese dicho.

Que felices se las prometía el Partido Popular de Toni Pérez en Benidorm hace dos semanas cuando consiguió sacar adelante el presupuesto municipal con el aval de dos golpistas. Algo tan injusto e inmoral no podía quedar impune, pero tampoco se podía hacer más, tocaba esperar. Y no ha habido que hacerlo por mucho tiempo. Esa inmensa felicidad con la que han vendido el capítulo de inversiones, valorado en 5 millones y entre las que están los capítulos del Consejo Vecinal, la imprescindible rotonda que dará acceso al futuro centro comercial o la reparación de la avenida mediterráneo antes del verano, condición sine quanum de Ciutadans para mantener su palabra de lealtad, se ve de golpe truncada, su gozo en un pozo.

En sólo dos semanas, ni siquiera ha hecho falta más tiempo, hemos visto como la Generalitat Valenciana ha dicho que ellos no pagan los 5 millones de euros de iva que abría que abonar si finalmente deciden terminarnos las obras de la eterna Casa de Cultura, plazo que por cierto termina pasado mañana; y hoy vemos como el Tribunal Supremo, nada más y nada menos, le dice al Ayuntamiento, en castellano del claro, que su actuación cacique en contra de los muchos vecinos de la Sub zona C que hace ya 15 años fueron atracados por el ayuntamiento, es injusta y poco menos que inmoral, abriendo la puerta de par en par para que todos los afectados terminen recuperando la millonada que se les cobró, más intereses.

Resumiendo, que sumando la cantidad de iva que nos cuesta avanzar las obras de la casa de Cultura y la devolución de las contribuciones que se les cobraron de más a las decenas de vecinos afectados de la Sub zona C, ya se puede el ayuntamiento de Benidorm ir despidiendo de llevar a cabo inversión alguna en la ciudad. Aunque conociendo a Toni, sabiendo que su puesto de alcalde pende de un hilo y que ya estamos a mitad de legislatura, no me extrañaría que sacara otro conejo de la chistera y se inventara un traspaso de fondos de la partida prevista para devolver la millonada que seguimos debiendo a los bancos, para poder llevar a buen puerto estas obras. Al fin y al cabo él sabe que resolver la deuda no suma votos, sólo que No se nos bajen los impuestos porque hay que seguir recaudando, pero como los benidormenses somos así, que sólo ponemos el grito en el cielo cuando el atraco es sumamente descarado, pues nadie se quejará y todos como borreguitos a seguir aplaudiendo las maniobras del señor alcalde.

Pero a Toni Pérez seguro que nunca le sucede lo que al ex alcalde Agustín Navarro, al que critiqué con suma dureza durante muchos años de su mandato, pero que hoy, después de casi dos años de concejal y viendo lo que veo cada día, tengo claro que no fue peor que el actual, simplemente mucho más ingenuo, por lo que hoy supongo que verá ciertamente estupefacto, como le apuñalan por la espalda todos aquellos a los que que mejoró sus condiciones de vida. Pero esto, ya saben ustedes y él, mejor que nadie, como funciona. Prometer hasta meter…y a Rey muerto, Rey puesto. Agustín Navarro ya no está, el juzgado le persigue de manera inquina desde hace años, él sabe mejor que nadie que la solución a este entramado es muy complicada y maldecirá su bonhomía cada noche al recordar lo bien que se portó con algunos que hoy no tienen ningún problema a la hora de declarar en los juzgados que no lo conocen.

Ayer lo hizo el delegado de Recursos Humanos del ayuntamiento de Benidorm. Un señor que gracias a Agustín Navarro pasó de ser guardaplayas a jefe de personal, y de cobrar 18.000 euros al año a 60.000, que no está nada mal. Tranquilo Agustín, todos hemos cometido errores de ese calibre. Fíjate los dos que yo llevaba detrás de mí en la lista de Ciudadanos por Benidorm, una analfabeta política y un delincuente, ambos dos hoy perfectamente engrasados por la maquinaria del poder y sin rubor alguno de tener secuestrados los 3.062 votos de todo un pueblo. Pero te insisto, no pasa nada, Benidorm siempre reacciona a destiempo y nunca cuando lo debería hacer.

¿Creen ustedes que algo de lo que acabo de decir preocupa a nuestra clase política? Juzguen ustedes mismos después de lo que les voy a contar. Pasado mañana termina el pazo de negociación para ver si nos terminan o no la casa de cultura mientras seguimos sin saber quién paga el iva; hoy tenemos la sentencia de la Sub zona c favorable a los vecinos que como mínimo son dos millones más de euros que el ayuntamiento tiene que acoquinar; Benidorm está día sí y día no en los juzgados dirimiendo cuanta pasta y por culpa de quien se desfalcó para amiguetes hace unos años; se volvieron todos locos por quitarle el Palau d´Esports al adjudicatario y hoy vemos como se nos sigue cayendo a pedazos; quedan poco menos de dos meses para que expire el plazo que nos marcó la empresa del centro comercial para que empiecen las obras o se va….y todos nuestros políticos hoy de viaje a Londres. ¿Creen que estoy de broma?, pues no, yo también estaba invitado, pero entendí que eso no era más que un gasto superfluo que no vale para nada, pero que le viene muy bien al señor alcalde para tener contentos a aquellos que le votaron a favor las cuentas anuales y una oportunidad de limar asperezas con los que no. Pero a mí no me compran con dos pedazos de pan. Yo me presenté a la alcaldía para intentar cambiar los métodos y los sistemas, me quitaron de en medio en un tiempo récord a base de denuncias que hoy vamos viendo cómo eran todas falsas y ahí se acabó la fiesta. El PP de Benidorm sólo sacó 8 concejales, pero en seguida supo encontrar el camino para tener 13. Insisto, y ustedes ya lo saben, sobraba la mosca cojonera.

No puedo olvidarme, hoy 29 de marzo, que se pone en marcha otra de esas bromas con la que a todos nos han tenido engatusados y entretenidos, incluso expectantes. La primera ministra británica firma el decreto por el que se supone que, por fin, Gran Bretaña se sale de la Unión Europea. Y digo por fin, ciertamente sorprendido, porque me parece una completa falta de respeto que a los ingleses se les haya tomado el pelo durante 9 largos meses. Fue el pasado 23 de junio cuando votaron por mayoría esa resolución, pero claro, como nadie de los que reparten el bacalao la esperaba, pues han estado 9 meses mareando la perdiz para ver si se iban o no. Y es que, ya lo he dicho varias veces, hay muchos que se denomina demócratas pero que cuando llega la ocasión de demostrarlo, se parecen más bien a esos autoritarios que tanto critican, no aceptando los resultados que el pueblo ha decidido, y sino que se lo digan a Trump en Estados Unidos o a Uribe en Colombia, por poner dos ejemplos.

El único con cierto sentido común fue el propio Cameron, que terminó dimitiendo como premier inglés después del fiasco de su no tan preparada consulta. El Brexit se hizo realidad y hasta hoy no se han decidido a ponerlo en marcha. Eso sí, campañas para asustar a todos los europeos con el apocalipsis que se avecinaba, hemos tenido un rato, muy parecidas a las que pronosticaban las siete plagas de Egipto para los americanos con la llegada de Trump, y lo único que allí ha pasado y sigue pasando es que la bolsa rompe el techo por arriba cada día y el paro ha bajado a cotas no conocidas. Muy similar a los datos turísticos de aquí, que desde que nos amenazan con que viene la bruja Brexit, sólo hacen que subir las reservas turísticas para este año en Benidorm y el número de vuelos al aeropuerto de el Altet, que hoy estrena nuevo director. ¡Hay democracia, vendita democracia¡.

Y es que parece que eso de alentar los malos augurios y amenazar con todo lo que se les ocurre, funciona. Vamos que si funciona. Lo vimos ayer de nuevo, en otro de esos capítulos que mientras la mayoría aplaude como corderitos porque no saben ni lo que hacen, a los que nos dedicamos un ratito a pensar se nos cae la cara de vergüenza. O sea que en Cataluña, cuanto más nos amenazan con romper España, más pasta les metemos en las arcas. Ayer 4.200 millones de euros más, pero es que desde que empezaron con su chantaje emocional, ya van más de 63.000 millones. Un mensaje bastante preocupante si los escuchantes fueran inteligentes, pero no lo son. La mayoría de los que nos gobiernan dependen de sus jefes, y por lo tanto a aplaudir y callar, no vaya a ser que los quiten de la foto y no tengan que echarse a la boca.

Mi consejo a los dirigentes de la Comunidad Valenciana es que se apliquen el cuento y desde mañana todos a decir que queremos la independencia, así de claro, verán como de inmediato se activan todos los canales de urgencia, empezando por revisarnos la deuda histórica de más de 40.000 millones de euros que debemos y que jamás, repito jamás, pagaremos, y siguiendo por endosarnos los billetes que hagan falta… y mucho más, para que puedan poner en marcha sus televisiones de corta y pega y sus embajadas exteriores.



Categorías:BENIDORM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s